El olor de sudor en las fibras textiles así como la aparición de manchas amarillentas en las prendas de vestir, son un par de problemas a los que nos enfrentamos las amas de casa en el cuarto de lavado. Y si hay adolescentes en casa  el problema se hace más grande, ya que es en esta etapa de la vida cuando se experimentan los cambios hormonales que transforman las glándulas sudoríparas.

Cómo quitar las manchas y el olor a sudor en la ropa

Antes de contestar la pregunta de cómo quitar las manchas y el olor a sudor en la ropa debemos conocer la siguiente información:

El sudor es el líquido que eliminamos a través de la piel cuando sudamos, está compuesto principalmente de agua, pero también contiene pequeñas cantidades de electrolitos y minerales, siendo el principal el Cloruro de Sodio (NaCl). Este líquido es producido por las glándulas sudoríparas localizadas en las capas profundas de la piel.

Los humanos tenemos dos tipos de glándulas productoras de sudor:

1) Las glándulas APOCRINAS que se encuentran localizadas en toda la superficie de la piel cuando nacemos, pero en la pubertad hacen su entrada triunfal aumentando de tamaño por estímulo hormonal y al llegar a la edad adulta quedan confinadas en axilas, areolas, conducto auditivo externo, párpados y borde bermellón de los labios así como la zona genital o pélvica.

Su función aún no está determinada en los humanos, aunque son parte importante de la comunicación olfatoria. En los animales su función es la de producir feromonas que son las protagonistas en el comportamiento sexual y de marcación de territorio.

¡El sudor apocrino es inodoro y estéril! ¿Por qué entonces olemos a “chivo” cuando sudamos en exceso? Porque al salir por los poros, el sudor se pone en contacto con nuestra piel donde hay una descomposición debida a las bacterias que habitan en la epidermis y de ahí viene el olor a rancio penetrante y a transpiración que se hace más grave si no hay una adecuada higiene de nuestro cuerpo y ropa.

2) ECRINAS: están diseminadas por todo nuestro cuerpo, pero se encuentran en mayor cantidad en palmas de manos, pies y en la parte frontal de la cara. Poseemos alrededor de 2 a 4 millones repartidas por todo el cuerpo, unas 600 por centímetro cuadrado de piel. Son como una especie de espaguetti muy fino y enrollado que están bajo la epidermis y desembocan en nuestra piel por medio de un orificio milimétrico llamado poro. En condiciones normales de reposo podemos excretar un litro de sudor y en situaciones de extremo ejercicio, hasta ¡10 litros! El mal olor, por ejemplo de los pies, no es por culpa de las glándulas ecrinas sino más bien debido al material del calzado que usamos, a la obscuridad que prevalece en la zona, a que usamos diario los mismos zapatos, a que no hay una adecuada limpieza, a la presencia de hongos, etc.

Cómo quitar las manchas y el olor a sudor en la ropa de manera ecológica y efectiva

Problema: olor a sudor impregnado en la zona de la prenda de vestir pegada a la axila.

Solución: 

  • Pre lava la zona a tratar con una mezcla de bórax con vinagre. Estas dos sustancias actuarán neutralizando el olor a rancio que se queda impregnado en la fibra textil.
  • Deja remojando la ropa con esa especie de pasta.
  • Enjuaga y talla con jabón de polvo (libre de fosfatos), vuelve a enjuagar.
  • Si la prenda es de lavadora ya estará lista para ponerse con el resto de la carga. Si se lava a mano finaliza con la operación de lavado y ponla a secar.

Problema: mancha amarillenta que aparece en la zona de la prenda pegada a la axila.

Solución: 

Dependerá de la composición de la tela, si es de algodón o sintética, blanca o de color, será la gravedad de la mancha. Por lo general aparecen en fibras naturales de colores claros.

  • Coloca sobre la mancha una crema pastosa compuesta de bicarbonato-bórax y agua oxigenada en partes iguales.
  • Deja reposar la mezcla y después talla.
  • Si la mancha no cede puedes repetir la operación pero sustituyendo el agua oxigenada por jugo de limón natural y ponla unos minutos bajo los rayos del sol que actúan como blanqueador natural.

NOTA: el agua oxigenada solo puede ponerse en ropa de colores claros pues es parecida al cloro y DESPINTA LA TELA

El resultado de estas dos operaciones, según sea el problema, darán como resultado ropa limpia más fresca sin la necesidad de recurrir a los blanqueadores compuestos de químicos que hacen daño a quien los aplica (en las manos, mucosas y pulmones) y también al medio ambiente que recibe las descargas en las tuberías.

¡Comparte esta información a través de tu red social favorita!