La química del cuerpo puede cambiar durante la adolescencia, el embarazo o la menopausia y con ello alterar nuestro olor corporal. Hoy platicaremos de lo que pasa en la menopausia.

Además de los sofocos y los sudores nocturnos, las mujeres que atraviesan por la etapa del fin de su vida fértil, pueden experimentar también una variación en su humor corporal.

Es en esta etapa en la que las mujeres debemos ser mas puntuales con nuestra higiene y bañarnos hasta dos veces al día. Perfumar el mal olor no es lo mas recomendable. No hay nada como un buen regaderazo y una muy buena enjabonada!

Si no quieres lavar tu cabello todos los días, puedes usar champo seco preparado con bicarbonato y gotitas de aceite esencial de tu gusto, como la lavanda por ejemplo que es muy popular. Lo espolvoreas sobre tu cuero cabelludo, te cepillas muy bien y luego te ayudas con la secadora de pelo un minuto con el aire frio.

Hay que usar ropa de fibras naturales como el algodón y el lino. Evitar usar ropa ajustada y fibras sintéticas como el nailon o el poliéster, en especial debajo de las axilas. Del mismo modo, un sostén de algodón absorbe mejor la transpiración que uno de nailon. Traer el cabello recogido o bien corto nos ayudara en esta época de transición.

Después del baño que de preferencia debe ser dos veces al día, y mas en época de calor…hay que ponerse desodorante. IMMI puede ser usado no solo bajo las axilas, también en los pies y en las partes personales.