La técnica de la mamografía es “CINCUENTONA”. Aunque el estudio de la mama evolucionó rápidamente desde la incorporación de los rayos X ( inventados en 1895); fue en 1913 que Albert Salomón comenzó a estudiar los tumores de seno con esta técnica. Pero no fue hasta 1966 que se introdujo el primer mamógrafo dedicado.(Leborgne 1958, Gros 1966)

Actualmente, la alta tasa de supervivencia por cáncer de mama se apoya en su pilar fundamental: el diagnóstico precoz. El surgimiento de la técnica mamográfica es el hito más importante en la historia del diagnóstico y prevención de la patología mamaria.

Si, es incomoda, es de alguna manera dolorosa (por la compresión) , pero es un estudio vital para la mujer. Si eres mayor de 40 años debes realizarla cada 12 meses. En caso de que en tu familia haya mucho historial de cáncer de mama, entonces se recomienda antes de los 40. Puede salvar tu vida. ¡No lo dejes para después!