Los estudios de investigación han indicado que las células cancerosas consumen más azúcar (glucosa) que las células normales. El dispositivo de tomografía, denominado PET, es considerado como la herramienta más moderna y puntera en la detección de tumores. El escaner PET usa glucosa radioactiva para detectar las células cancerígenas hambrientas de azúcar.

El cáncer es una enfermedad compleja y multi factorial, no te va a dar solamente porque consumas mucha azúcar refinada proveniente de alimentos industrializados como refrescos, bollería, dulces, jugos envasados, etc.

Una alimentación con un alto contenido de azúcar puede tener como consecuencia un aumento excesivo de peso, y la obesidad está asociada a un riesgo elevado de padecer varios tipos de cáncer, diabetes y mala circulación.

La dieta ideal para personas sanas o con cáncer es la que busque mantener los niveles de glucosa en unos márgenes estrechos para conseguir matar de inanición al cáncer ( en caso de padecerlo) y fortalecer el sistema inmunológico en caso de estar sano.