Estamos realmente contentas porque hemos logrado poco a poco vencer el obstáculo que nos hacía dudar cuando desde finales del 2013 estábamos desarrollando immi desodorante y analizando su forma de aplicación: ¡LOGRAMOS QUE SE TOCARAN LAS AXILAS!

Si! cada vez hay más hombres y mujeres que han roto esta barrera y se han reconectado con esta parte tan vital de su cuerpo como lo son las axilas al aplicarse con la mano su desodorante immi.

IMMI no es perfecto, pero para quienes les cae bien, ha sido una maravilla! Gracias por su paciencia y su lealtad. Nos sentimos muy satisfechas porque estamos seguras de estar contribuyendo a una cultura de auto exploración tan necesaria en nuestro país, donde la principal causa de muerte en la mujer es el cáncer de mama.

Seguiremos apostando por un estilo de vida anti cáncer y apoyando a hombres mujeres y niños con esta enfermedad, pacientes del Hospital Civil de Guadalajara y beneficiarios de Galilea 2000, A.C.