Esta es la frase favorita del actor Richard Gere. Dejemos que sea el quien nos la explique: “Hay un ejercicio poderoso, bastante simple, que empecé a usar hace muchos, muchos años.

Con quien me encuentre en mi camino, sea una persona o un insecto, el primer pensamiento que asumo en ese momento es: “te deseo felicidad.”

Lo más importante no es la idea sino cómo te sientes la primera vez al notar que “te deseo felicidad.”

Cambia completamente lo que está sucediendo entre tú y esa persona.

Lo digo por experiencia personal. A veces es muy difícil, cuando conoces a un enemigo, o te encuentras cara a cara con una grave e inesperada dificultad.

Es en ese momento cuando se tiene una oportunidad para crear más espacio a tu alrededor.

Ves aparecer esa emoción negativa, y, antes de que caiga sobre ti, tienes tiempo para transformarla.

Todo lo ves como es: se trata de una evidente ignorancia, de ira – no de los demás; es ignorancia de mi parte, de su parte.

Convertirse en eso, dejarse llevar, volverse amor. “Le deseo felicidad”.

Pruébelo y verá cómo todo va a cambiar en su vida”

Richard Gere.